La bajada del IVA "cultural" al 10% sólo afecta el precio de las entradas de los espectáculos. Los músicos han de continuar facturando con un 21% d'IVA.

El pasado 29 de junio entró en vigor la bajada del llamado "IVA cultural" del 21% al 10%. Aunque, al contrario de lo que muchos piensan, la rebaja sólo afecta el precio de las entradas de los "espectáculos culturales en vivo", como conciertos, teatro, danza, circo o toros. Las entradas de cine quedan excluídas.

La bajada no afecta la facturación de los artistas, que deberán seguir gravando sus facturas con un 21% de IVA, tal como venían haciendo hasta ahora

En efecto, hasta que no cambie la normativa laboral, los autónomos y las empresas de servicios que facturan las actuaciones de los artistas, tendrán que seguir aplicando el 21% de IVA en las facturas. 

La única hipotética "ventaja" para los artistas sería que las productoras que en 2012 asumieron la diferencia del 8% al 21%, precisamente para no incrementar el precio de las entradas, dediquen este margen a contratar y pagar mejor los cachés.

Si alguien tiene dudas al respecto, puede consultar la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, en su última actualitzación publicada el 28/06/2017, donde se puede leer exactamente lo siguiente:


Artículo 91. Tipos impositivos reducidos
2.Se aplicará el tipo del 10 por ciento a las prestaciones de servicios siguientes:
6º La entrada a bibliotecas, archivos y centros de documentación, museos, galerías de arte, pinacotecas, teatros, circos, festejos taurinos, conciertos, y a los demás espectáculos culturales en vivo